Saltear al contenido principal

Hay momentos en la vida en los cuáles nos sentimos bloqueados, paralizados… no sabemos cómo avanzar, no vemos dirección alguna que tomar. A veces también nos pasa que vemos tantas opciones delante de nosotros que no sabemos cual elegir, ni que va a implicar que tomemos una dirección u otra. Son momentos de duda, de dispersión, de frustración, de miedo.  Sabemos que no nos sentimos bien así pero al no saber qué hacer, o bien no hacemos nada, o bien empezamos a abrir tantas puertas que al final no nos enfocamos en ninguna dirección y como resultado, terminamos dispersos y perdidos otra vez. Lo que sí hacemos cuando nos sentimos así es darle vueltas y más vueltas a la cabeza y esto no es que nos ayude mucho ¿verdad? Al mirar nuestro problema desde el mismo sitio, una y otra vez, lo que hacemos  es  agotarnos, desesperarnos, frustrarnos… ¿Y todo esto para qué?

Para nada.

Todos nosotros tenemos obstáculos que superar. En alguna ocasión u otra de nuestra vida, se nos presentan situaciones nuevas que no sabemos cómo abordar. Otras veces, situaciones vividas en el pasado se repiten, y lo que solemos hacer en estas circunstancias es intentar hacer lo que hicimos anteriormente para intentar superarlas, lo cual, unas veces funciona, aunque muchas otras no. En determinadas ocasiones tenemos la solución a nuestro conflicto ahí mismo, justo enfrente de nuestros ojos… como en el caso de la escalada en el pico Vignemale…era sólo un paso…sólo tenía que darlo… pero no me sentía capaz de hacerlo.

Mi misión como coach es acompañarte durante todo el proceso de coaching, en ésta etapa de de transición, desde el planteamiento del conflicto o problema presente, hasta la consecución del objetivo planteado.  Te acompaño en tus dudas, inseguridades y miedos. Te acompaño en el descubrimiento de tu propio potencial y de tus recursos internos. Te acompaño en tu camino hacia la consecución de tus deseos, tus objetivos, tus sueños… siguiendo el plan que tú mismo has elaborado.

Para hacerlo, necesito contar contigo. Necesito contar con tu confianza, con tu motivación, con tus ganas de avanzar y de ponerte en la acción. Necesito que te responsabilices de tu propio proceso de transformación personal. El trabajo que hacemos juntos en la sesión de coaching es importante, pero más importante aún es el trabajo que tú haces fuera de la sesión, en tu día a día, contigo mismo. Necesito tu compromiso personal contigo mismo y con tu propio proceso de cambio que estás a Un Paso de comenzar.

¿Quieres dar este paso?

Volver arriba