Saltear al contenido principal
El Lenguaje Como Generador De Realidad

El lenguaje como generador de realidad

Dice Lao Tzu, en su “Libro del Sendero” que

“Lo eternamente real es innombrable,

El nombre es el origen de todas las cosas particulares”

El lenguaje crea Realidad. El lenguaje es Acción. El Coaching pone énfasis por mirar lo bueno, por pensar en positivo. El Coaching cree que lo que piensas, forma tu Realidad.

Para hablar de “lenguaje” tomaré como ejemplo mi experiencia cercana, en este caso relacionada con la salud: he engordado 5 kilos desde el año pasado, cuando llegué a Asturias. He dejado de fumar dos veces, y he vuelto a fumar otras dos. Ahora, fumo.

Tú puedes tomar cualquier ejemplo tuyo que te produzca cierta incomodidad, o incluso que rechaces. En mi ejemplo.. ¿Qué lenguaje utilizo conmigo cuando me miro en el espejo y por ejemplo, me veo un poco “gorda” o todavía “delgada”? ¿Qué palabras uso, para empezar? “un poco gorda” “gorda” “gordita” “estoy hecha una foca”, ó “un poco delgada”, “delgada” “delgadita”, “no valgo na”.. Y en el caso del tabaco.. ¿Qué me digo aquí?

¿Cómo me trato?, ¿Qué me digo a mi misma?, ¿Qué tono empleo conmigo?, ¿Me hago la víctima? ¿Me pongo excusas?

Y.. ¿qué hago con la ansiedad que me generan todos éstos pensamientos? O.. ¿con la calma que me dan algunos?

Y tú… ¿qué te dices?

Es importante tomar conciencia del lenguaje que usamos para dirigirnos a nosotros mismos, y con los demás, para darnos cuenta de que a partir de esa toma de conciencia podemos decidir, si es que así lo deseamos, el plan de acción a seguir a partir de ese momento para que esa situación con la que estoy incómoda, pueda variar.

En el ejemplo anterior si me doy cuenta de las palabras que empleo conmigo, y de la manera que me trato, y sobre todo me doy cuenta de qué no estoy a gusto con lo que hago y quiero cambiarlo, puedo decidir a partir de ese mismo momento abrirme a otras posibilidades de mirar-me, de cambiar la perspectiva  y verme desde otro ángulo. Aquí surgen las preguntas, las que van encaminadas a conseguir la meta que me he propuesto.

Hay una escena de las muchas que me gustan de Matrix primera parte, justo antes de que Neo se reúna con Morfeo por primera vez,  en la que Trinity le dice a Neo al oído en el pub nocturno:

“Es la pregunta la que nos mueve,

es la pregunta la que te ha traído aquí ”

Todas estas preguntas nos acercan a nuestro objetivo de cambio, pero para acercarnos a él, primero tenemos que identificarlo, definirlo, ponerle un Nombre. Y podemos escribirlo, o dibujarlo. O hacer unos recortes de revistas y hacer un collage con lo que nos sugiera, o pintar en diferentes colores que nos sugieran la emoción que el objetivo nos genera… hay múltiples posibilidades, no te cierres a ellas por que le pongas la etiqueta de “absurdo”. Ya sabemos que sacar las cosas fuera de uno y verlas enfrente de nosotros, como hacíamos con el miedo, ya hace al sujeto que cambie de perspectiva. Lo saco de mí, y aunque sea mío, lo pongo fuera, para que pueda observar esa parte de mí y así relacionarme con ella con otra mirada.

Es importante que el objetivo que formulemos sea en positivo. La mayoría de nosotros sabemos lo que no queremos, lo que no nos gusta, lo que nos hace sentir mal. ¿Y si a partir de ahora nos focalizamos en aquello que queremos, y por ello nos gusta, y por ello nos hace sentir bien, en vez de quedarnos inmóviles en aquello que no queremos? El cerebro no registra el “No”. Es aquella frase famosa del “No pienses en un elefante azul”, que nos lleva a pensar en el elefante azul.

En mi ejemplo anterior ¿Acaso es lo mismo decir, “No quiero seguir fumando” que “Quiero dejar de fumar”? Convertir lo que no queremos en lo que sí queremos cambia inevitablemente la realidad que construimos para nosotros: La realidad particular se construye con lenguaje.

Y termino con ésta frase de Gandhi, que me resulta muy clarificadora:

“Cuida tus pensamientos, porque se volverán palabras. Cuida tus palabras, porque se volverán actos. Cuida tus actos, porque se volverán hábitos. Cuida tus hábitos, porque forjarán tu carácter. Cuida tu carácter porque formará tu destino… Y tu destino será tu vida”

En La Pereda, a 15 de abril de 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba