Saltear al contenido principal
Sobre El Miedo

Sobre el miedo

¿Qué podemos hacer y cómo para que el miedo trabaje para nosotros en vez de nosotros trabajar para no tener miedo?

Para empezar… ¿QUÉ ES EL MIEDO? Claro, por supuesto que TODOS hemos tenido MIEDO a algo alguna vez, pero… ¿qué es el MIEDO? ¿Cómo SURGE? ¿Dónde se origina? En el fondo nos da igual lo anterior; lo que más nos preocupa es el no saber cómo ni que hacer para quitárnoslo de encima, para que desaparezca.

Soy una persona que lleva varios años en este camino que le llaman de “crecimiento personal”. He cursado dos años de Formación en Terapia Gestalt, un año de Bioenergética, diferentes formaciones en Coaching, algo de Terapia Craneo-Sacral… y he realizado unos cuantos talleres relacionados con éste ámbito. He trabajado a nivel individual y también en grupo con los obstáculos y con los miedos. Así y a priori, si comparase mi experiencia con la de otra persona que se ha interesado menos que yo en este ámbito, podría decir que estoy mucho más preparada que ella para afrontar aquellos obstáculos que vayan surgiendo en el devenir de mi vida. El trabajo a nivel individual y en grupo ayudó, por supuesto, sin embargo, cuándo los obstáculos, a lo mismo de siempre,  surgían una y otra vez, he hecho cosas parecidas a las que hacía siempre.  Y encima, la teoría, me la sabía, (ya dijo Einstein que si haces las mismas cosas, no puedes obtener resultados diferentes) y me daba mucha rabia porque lo que no sabía era cómo hacer qué las cosas fueran diferentes, pues me daba miedo cambiarlas!

Este saber que me daba miedo cambiar las cosas, por mucho que hiciese cambios externos en mi vida, fue para mí un descubrimiento potente, y por qué no, tenía algo de alentador. Lo que fue más potente todavía, e intenso, era saber qué ya no me podía esconder más, ni dejar a mis obstáculos detrás de la puerta, pues seguían estando ahí, agazapados, esperando su momento para tocarme en el hombro. (Esto tiene un punto de divertido, como decía un amigo el otro día.. y unos cuantos puntos más… que a mí no me hacían tanta gracia)

El caso es que mis preocupaciones llamaron a la puerta de mi casa, y yo sentía que ya no tenía pilares a los que agarrarme y que me dieran seguridad: como un trabajo fijo (jajaja), el beneplácito de los padres con lo que era mi vida en aquel momento (qué será esta parte subconsciente que todavía la necesita), la relación de pareja “ideal”… En fin, a nada ya conocido.

Así que me pregunté: ¿y si me pongo a mi misma como pilar de mi vida, miro a mis miedos cuando llamen a mi puerta, y en la medida de mi apertura personal, los invito a entrar?? Este sólo enfoque del asunto me daba susto, para ser honesta, pero ya no tenía alternativa, pues ya habían llamado a la puerta, y ya la había abierto.

Sabía que el miedo no desaparecería como por arte de magia, pero lo que yo no quería era seguir relacionándome con él de una manera infantil (huyendo, luchando, bloqueándome o controlándome), que es la que ya conocía, y era la que vulneraba mi autoestima.

Así que surgió en aquella época de aterrizaje en Asturias y en mi nueva vida, la idea y la esperanza de que al trabajar con mis propios miedos, pudiera acompañar el trabajo con el miedo de otras personas, que son los miedos de todos, y no dejar que el miedo atenazase  mi vida, mi felicidad/ nuestras vidas, nuestra felicidad.

Entonces.. ¿Qué podemos hacer y cómo para que el miedo trabaje para nosotros en vez de nosotros trabajar para no tener miedo?

En La Pereda, Marzo 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba