Saltear al contenido principal

¿Por qué si he hecho todo lo que se supone que debía hacer para ser feliz, y tengo todo lo que se supone que uno tiene que tener para ser feliz… todavía no lo soy? Es en mi segundo viaje a India y con 33 años cuando me hago honestamente esta pregunta.

No era feliz, y supuestamente debería serlo. Estrenaba casita preciosa con mi pareja en las afueras de Madrid, casi a la vez que mi coche nuevo rojo, tenía mi contrato indefinido como Responsable de RRHH en una empresa en el centro de Madrid. Había terminado la carrera de Derecho hacía pocos años y también mi Máster en RRHH que en aquel entonces me abrió puertas. Tenía a mi familia, mi pareja, y buenos amigos que me querían y a los que quería. ¿Qué pasaba conmigo, que iba mal? ¿Por qué no era feliz teniendo todo lo que tenía? De hecho, lejos de ser feliz, ¿por qué me sentía tan terriblemente insatisfecha y enfadada y deprimida? Tenía la sensación de que ya había hecho todo lo que tenía que hacer, al menos todo lo que se esperaba de mí. Entonces, ¿qué pasa?, ¿esto es todo? ¿Es esto la vida? ¿Ya me puedo morir?

Esta fue la que yo llamo mi segunda crisis de vida. La primera fue a mis 25 años: En el año 1999 hicimos un viaje de escalada a los Andes, en Perú. Fuimos 6 amigos a escalar en hielo varias montañas de allí. La ilusión por aquel viaje era tremenda, estuvimos 1 año atrás preparándolo, pidiendo patrocinadores… y finalmente en Julio de 1999 partimos hacia nuestro destino. Esté viaje cambió las vidas de todos nosotros.  Allí murió nuestro amigo y mi amor, sepultado por un alud de hielo. No se puede explicar con palabras la pérdida y menos en aquel momento, en el que era demasiado joven para poder entender, y menos aceptar, nada de nada.

Mucho tiempo después de que tuviésemos el accidente de Perú estuve muy enfadada, sin ni siquiera saber que lo estaba tanto. Actuaba un poco, como si la vida me debiese algo. Es en Barcelona (ciudad a la que me voy a vivir con 34 años) en el primer año de formación en Terapia Gestalt, y 13 años más tarde del accidente de Perú, cuando empecé a tomar conciencia y a mirar todo el dolor que tenía dentro.

En Barcelona trabajé en RRHH, como Responsable de Departamento, durante 7 años, y todos ellos para la misma empresa. Aunque dediqué muchas horas al trabajo, puedo decir que disfruté mucho en esa empresa, sobre todo los tres/cuatro primeros años. El tiempo libre que tenía, lo dediqué a viajar y a formarme en Coaching, Terapia Gestalt y Bioenérgética.

Hace un par de años, y todavía viviendo y trabajando en Barcelona, la pregunta sin contestar volvió otra vez: ¿Eres feliz así? ¿Para qué haces lo que haces? ¿Qué es Verdad para ti? Y esta vez sí atendí, desde dentro,  a esta necesidad interna. Me marché de Barcelona, y ahora vivo en un pueblín de Asturias.

En la actualidad, acompaño a personas en su camino hacia la superación de obstáculos personales y profesionales utilizando las técnicas que he aprendido y he experienciado en mi misma.

Volver arriba